British food

Una de las cosas que siempre echo más de menos de UK es la comida. ¡¿Cómo?! Sí, sí, la comida. Ya sé que históricamente no ha tenido muy buena fama. Recuerdo que en mi primer viaje a Inglaterra ya iba mentalmente preparada para comer muy mal (vale, tenía 15 años y a esas edades también se está todavía muy confundido, jajaja). Pues mira tú por donde que… no!!! Qué sorpresa me llevé. Tuve mucha suerte y me tocó estar en una casa en la que el padre era cocinero. Me convertí en la envidia de toda la clase de españoles, bueno, excepto por el sándwich del lunch break, que nunca fue el más logrado. Pero historias aparte…

Los ingleses no es que tengan una cultura gastronómica como quien dice, y tienen fama de comer muchas porquerías. Y sí, tienen todas las del mundo mundial. Pero a pesar de ello, se come de cine también. Porque lo que no encuentres allí, no lo encuentras en ningún sitio.

Para empezar, la cultura británica tiene una larga tradición repostera. Seguro que todos habéis oído hablar del famoso Afternoon Tea, en el que por supuesto la gracia más que en el té, está en los pastelitos y dulces que lo acompañan. Se me hace la boca agua sólo de pensar en scones, muffins, cookies, biscuits, cakes, cheesecakes, marmalades & jams, shortbread, crumbles, pies, tarts, puddings, y un largo y casi interminable etcétera. Ay, Dios mío!!!


Afternoon Tea

Y en cuanto a platos tradicionales salados, no se quedan atrás: creo que los más populares son el fish & chips (puede ser una guarrería, sí, sobre todo el que compras a horas intempestivas en cualquier establecimiento fritanguilla cuando sales del pub, pero uno bien hecho es una auténtica delicia) y el Sunday roast (qué me hace quedar muy bien cuando invito a alguien a comer a casa). Pero la lista sigue: para empezar los pies, que les encantan, (cottage pie, shepherd’s pie, fish pie, chicken pie, kidney pie…), la cornish pasty, sausages & mashed potatoes, ploughman’s lunch, el clásico English breakfast, las jacket potatoes y unos cuantos más. ¿Y qué me decís de mi queso preferido, el cheddar? Just love it!!! Tampoco me puedo olvidar de los acompañamientos, como las salsas (Worcestershire sauce, Mint sauce, Brown sauce, English mustard…), los chutneys y pickles. Apartado especial merecen los sandwiches (fueron los inventores), y es que no he visto mayor variedad de sandwiches que allí (confieso que comería la mitad de los días en la sección de sandwiches del Marks & Spencer, ¿qué pasa?).

Sunday Roast

Pero lo que a mí más, más me gusta de la cocina británica es que allí parece que todo vale, y han ido recogiendo cocinas de todas partes del mundo, entre ellas otras de mis preferidas, la comida India: para algo tendría que servir haber tenido ese gran imperio, ¿no? Y en un pub tradicional puedes encontrarte un curry al lado de un plato de pasta.

Y para colmo, estos ingleses me han enseñado a cocinar. Lo fácil que hubiera sido seguir a Arguiñano o a Simone Ortega, o a mi madre, pero no, yo tenía que aprender con Jamie Oliver. ¿Qué se le va a hacer si una es tan freaky de todo lo británico? En esto no iba a ser menos.

Anuncios

2 comentarios en “British food

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s